Rumbo al Chimborazo, “El viento sagrado de la luna” – Ecuador / Coyote Fotógrafo

145
Volcán Chimborazo. - Coyote Fotógrafo
Volcán Chimborazo. - Coyote Fotógrafo
Suscribete da click en la campanita

Llevaba tres horas pedaleando de subida, a la mitad del camino comenzó a llover.  Desde que supe que Ecuador tenia volcanes y montañas con nieve no quería hacer  otra cosa mas que estar frente a un paisaje con esa escénica nostálgica, quería  sentir el frío en la piel, y hacer una gran foto, claro. Pedaleaba hacia el Volcán  Cotopaxi, me quedaba “de camino” en la ruta; estaba abatido, no me había  sentido así en todo el viaje, el aire no llegaba a mis pulmones tan fácilmente, me  hiperventilaba con poco esfuerzo por la altura, “¡maldición!, ¿cuánto falta?”, en el  camino se zafó mi parrilla de adelante, la arreglé bajo la lluvia, con las manos  entumidas.  

Al fin llegue: “zona de camping”, había una cabaña, una mujer se acercaba a la  puerta con esa energía de salir, cerrar e irse… le alcancé a preguntar: “¿ya no  venderán comida?”, ella cambió sus planes, se quedó, me sirvió y pude pasar;  había un fuego que mantenía caliente el espacio, me acurruqué frente a él, no  podía creerlo, pasé de estar mojado y con frío a tener café, sopa, fuego y  compañía. Platiqué por horas con Yadira, ella se estaba capacitando para ser guía  de turista en Ecuador, no solo eso, amaba las historias, ¡justo el tipo de persona  que busco en cada nuevo lugar!; yo le conté leyendas de México y ella las de su  tierra; ahí salió a la plática: “Baltazar Ushca, el último hielelo”, ¿cómo podía ser  posible?, en algún momento leí que los hombres en la antigüedad bajaban el hielo  de las montañas y volcanes para hacer helados, raspados, agua, etc… pues en un  pueblo de Ecuador existía aún este arte, y estaba cerca de desaparecer, de no ser  por el último hielero.  

TENGO QUE IR, en el firmamento estaba ese encuentro.  

6 en Punto canal de telegram
Volcán Cotopaxi - Coyote Fotógrafo

Paso la noche, conversé con el volcán, hice mis fotos y me fui; abrazado por el  bosque y la bajada, que el día anterior fue subida.  

Me tomó dos días llegar a casa de Baltasar.  

Sábado 27 abril. 

-Hola, vengo buscando al hielero, Baltazar; quiero subir con él al volcán. 

-Hola, ammmm, Baltazar no sube desde 2015…  

Mi corazón se detuvo por instantes. 

-pero…. su hijo es quien ha estado subiendo desde entonces… déjame le llamo…  

Conocí así a Juan, el hijo y heredero de Baltazar, el nuevo último hielero, al menos  mientras no dejen morir la tradición en su familia. Por temas personales Juan sólo  podía subir hasta el próximo sábado, el sábado 4 de mayo.  

Me brindaron un espacio para poner mi carpa en lo que llega ese día. 

Juan y su esposa Carmen esperando el transporte San Andrés-Guano. - Coyote Fotógrafo

En esta espera pude viajar a Guano, un pueblo mágico, ahora Baltazar es guía en  el museo, le cuenta a la gente su historia y su familia vende helados los fines de  semana, los únicos helados del país hechos con hielo auténtico de hielo de  volcán. Estuve en el pueblo todo el día, haciendo y editando fotos. Luego sucedió,  lo vi, el rumor que me llevo a esta coordenada, salió del museo: Baltazar, lo miré,  1.50 metros quizá, y yo me sentía como si estuviera parado frente a la montaña  misma, mi lado de reportero quería salir y por otro lado solo quise observarlo, su  historia ya había sido contada en todos esos documentales y reportajes, no había  nada que quisiera saber, solo lo miraba, le tomé un par de fotos y hablamos muy  poco, yo me presenté y él también; tiene una sonrisa que transmite paz y  sabiduría, no habla mucho pero vaya que ríe. Me costo entablar conversación  profunda con él y honestamente tampoco buscaba forzar eso. Horas después  empezó a llover, yo miraba la lluvia desde dentro del museo y él se paró a mi lado: 

-¿por qué lloramos?- me pregunto, viendo la lluvia conmigo 

-¿por tristeza?- respondí.  

-lloramos por amor- corrigió. 

Nos quedamos callados y seguimos viendo la lluvia. No hablamos más.  

Yo sentí como si fuera un mensaje enviado por el dios del volcán, que ahora vive  dentro de Baltazar, y reafirmé así que no necesitamos horas de plática ni  retrospectivas y análisis para conocernos, para conectar con otro ser, para que  florezca la complicidad.  

Baltazar Ushca comiendo helado en el parque del pueblo mágico de Guano. - Coyote Fotógrafo

Esa noche lloré con mi antigua compañera, cerrábamos ciclos; ese día se sembró  una ceiba que vimos crecer en el pueblo del que salí en este viaje: Izamal,  Yucatan, Mex. 

Y ahora espero a que llegue el día en que subamos Juan y yo, para documentar la  nueva historia del que es el nuevo guardián del legado ancestral de hiélelos del  Volcán Chimborazo.  

 Volcán Chimborazo. - Coyote Fotógrafo
Volcán Chimborazo. – Coyote Fotógrafo
Resumen
Rumbo al Chimborazo, “El viento sagrado de la luna” /Ecuador.
Nombre del artículo
Rumbo al Chimborazo, “El viento sagrado de la luna” /Ecuador.
Descripción
Llevaba tres horas pedaleando de subida, a la mitad del camino comenzó a llover.  Desde que supe que Ecuador tenia volcanes y montañas con nieve
6enpunto.mx
6enpunto.mx
6 en Punto canal de telegram

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.