Andrés Manuel y el fraude del 2006

1553
Suscribete da click en la campanita

El mapache, radiografía de la cultura del fraude electoral en México – Parte seis

“En el 2006, las cosas se les fueron de las manos a los priistas y a los panistas, primero porque Andrés Manuel ya había ganado la presidencia desde mucho antes de las elecciones, y después, porque las denuncias de las maquinarias fraudulentas fueron exhibidas por la propia población, y no era para menos, el descaro provocado por la desesperación desde el propio poder y de los contrincantes fue enorme, todos estaban hablando de una guerra sucia, pero en realidad, era una porquería hecha y derecha, todos tenían pruebas de lo que estaba sucediendo y de lo que sucedió después…”

Aunque a nivel oficial, nunca se ha dejado de tratar bajo el principio de presunción, el fraude cometido antes, durante e incluso después de los comicios presidenciales del 2006, resulta innegable, tanto que la propia oposición nunca encontró la manera de negarlo, y no era para menos, porque tanto el partido acción nacional, como el partido revolucionario institucional, echaron mano, no sólo de sus triquiñuelas acostumbradas, como el enorme y poco transparente despliegue de una campaña de desprestigio mediático sin precedentes -del cual, cabe mencionar, nunca pudieron comprobar el origen legítimo de los recursos económicos utilizados-, sino que también, víctimas de una impotencia política indiscutible, desempolvaron y aceitaron, la vieja oxidada maquinaria falaz que los caracterizaba.

Suscribete da click en la campanita

“No mames güey, la cosa estuvo densísima, estos imbéciles no daban crédito a lo que estaba pasando o, mejor dicho, a la manera en la que el Andrés Manuel les estaba pasando por encima; cada mentira que se sacaban de la manga para desprestigiarlo se les regresaba y les daba una patada por el culo, cada estadística y cada encuesta manipuladas a favor del borrachales de Calderón, encontraban a la vuelta de la esquina una cifra legítima a favor del peje, estaban vueltos locos, no sabían que hacer, no sabían que responder en las ruedas de prensa, el negocio se les estaba yendo de las manos en sus perras narices, imagínate, no estaban a punto de perder un municipio o un estado, estaban a punto de perder el puto país, incluso, se rumoraba que estaban analizando la posibilidad de repetir la fórmula “Colosio”, para evitar tal catástrofe, pero claro, el cariño que la gente demostraba por Andrés Manuel, y el repudio que resultaba evidente en contra de todos los demás candidatos eran tan obvios, tan puros, tan legítimos, que incluso “darlo de baja”, representaba un problema que ni ellos mismos podrían detener, o encontraban la manera de quedarse con el poder del país por la vía del fraude, o se les armaba una maldita revolución”

Con la ciudadanía organizada de manera masiva para cuidar y proteger no sólo el voto, sino también, la transportación de urnas, la repartición de paquetes electorales, las campañas de capacitación del extinto instituto federal electoral y cada uno de los movimientos en torno a las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006, tanto el pri, jugando su papel de titiritero, como el pan, jugando su eterno papel de títere, comprendieron que la estocada final, debería ser dada desde la cúpula administrativa más alta de la nación, fue así como se acordó la formación de una incómoda e inimaginable alianza entre el ife, la señora Elba Esther Gordillo, el entonces presidente Vicente Fox y el candidato a la presidencia por el partido acción nacional Felipe Calderón.

La vendimia del país

“¡Un millón de votos de una sola sentada cabrón!, imagínate eso, la señora Gordillo, afamada madrota del sindicato más grande de la nación, en secretísima reunión con el propio presidente de México, en aquél entonces Vicente Fox, el candidato perdedor Hinojosa y el mero mero del instituto federal electoral, junto con alguno de los cabecillas priistas de mayor renombre, pactaron tremendo fraude, claro que todo debió permanecer en secreto por los siglos de los siglos, pero ya conoces la historia, entre todo lo que se discutió, se dijo y se peleó al respecto, fue el propio Fox, haciendo gala de su gran soberbia, quien confesó todo, nada más y nada menos, que con una de las marionetas periodísticas más reputadas de la nación”

Fue el propio ex presidente de México, Vicente Fox, quien materializaría las sospechas del fraude del 2006; durante una entrevista con Carlos Marín (Milenio) en octubre del 2019, no sólo confiesa haber formado parte del fraude, sino que se adjudica el logro de haber dado la estocada final con la siguiente frase… “le gané (a AMLO) en el 2000 y gané en el 2006, le entregue la presidencia a una persona buena, decente, panista y trabajadora, a Calderón”, también, durante una rueda de prensa, dentro del marco del 50 aniversario de la universidad CETYS, mencionó… “lo que si hice, todo lo que estaba en mi terreno, dentro de la ley, para que ese cuate (AMLO) no llegara a presidente, dentro de la ley, tan es así, que no sufrí, castigo alguno”

Se rumora también que, el ex mandatario con botas, confesó abiertamente haber pactado con la Gordillo, la compra de un millón de votos a favor de Calderón, durante una entrevista con López Doriga, pero quizás, una de las pruebas más sólidas respecto al tema, resulten ser las grabaciones de una conversación sostenida entre la señora Gordillo y el Ex gobernador de Tamaulipas (Hernández Flores), en la que la susodicha toca abiertamente el tema, diciendo… “ya se cayó el pri, vale más que ustedes se adelanten con Felipe para vender lo que tengan, pero si vas por azul, que es lo que pensamos, vale más hablarle a Felipe y decirle algo ¿no?”… reforzada por otra llamada filtrada, en la que el ex secretario de comunicaciones y transportes del gobierno federal, Pedro Cerisola (operador panista), sostiene con el mismo Hernández Flores, en la que abiertamente le comenta… “pues muy agradecido, creo que te sobregiraste”, a lo cual, Hernández Flores responde entre risotadas… “no hombre, con mucho gusto y con mucho aprecio”

“Y así fue como sucedió, tras mover sus fichas a su favor, la señora esta puso a andar una maquinaria tan cabronamente grande como imparable, llevándose a la palma de la mano, toda voluntad del candidato Calderón, garantizando así, dos grandes cosas, la presidencia para el pri, por medio del candidato panista, y carta abierta para hacer y deshacer, a diestra y a siniestra, cuanto le viniera en gana en materia sindical y política, en otras palabras, la desgraciada vieja vendió al país”

El fraude en números

“Aunque yo no formé parte de este fraude, porque algún hijito de perra me había mandado a la congeladora, es decir que me había quemado con los santos patronos, nadie le puede venir a vender chiles al molinero, aquí, en la jaula de los mapaches, todo se sabe; una cosa es decir que las elecciones del 2006 fueron limpias y favorecieron al candidato panista, pero visto más a detalle, la neta es que el fraude estaba a la vista de todos, el mentado margen de diferencia del 0.5% (alrededor de 243 mil votos) y, aunque Luis Carlos Ugalde (ex titular del instituto federal electoral en 2006) hubiera circulado entre las juntas locales del instituto un comunicado en el que aseguraba que el escrutinio y el cómputo de las boletas, no procedía bajo el argumento de transparentar o asegurar la veracidad de los resultados, lo cierto es que muchos empleados del propio instituto (ife), ingresaron a las bodegas en las que se guardaban las urnas, para manejar y ciertamente, para manejar, un chingo de paquetes electorales, carajo, si hasta se hicieron públicos infinidad de videos que evidenciaban tales fechorías (los registros de más de 17 mil casillas, terminaron por arrojar, un mayor número de sufragios, que los reportados por el ife, alrededor de 700 mil), y para ser sinceros, la sustracción de votos de más de 33 mil casillas, fue más que notoria, en total y para no hacerte el cuento más largo, estamos hablando de que, sin ninguna inteligencia o  maestría, más 1 millón y medio de votos, no contaban con el sustento legal requerido para dar veracidad, al triunfo de Felipe Calderón”

Y aún, cuando millones de ciudadanos salieron a las calles a exigir el recuento de votos, uno por uno, el propio instituto electoral, se negó rotundamente a prestarles atención y, por ende, a proceder al recuento correspondiente, en una elección de tal magnitud, lo que dejó, por consecuencia, un sinnúmero de inconformidades, en todos los niveles tanto de la escena política nacional, como de la escena social y, aún más, en el ámbito internacional.

Sin ir demasiado lejos, el cineasta Luis Mandoki, encontró la manera de documentar en video, uno de los escenarios más insultantes para la democracia mexicana, capturando la imagen de miles de paquetes electorales alterados.

“Sabes cuántos operadores se requirieron para truquear esta elección?, al menos 200, imagínate eso cabrón, a estos, debemos sumar a los cientos de funcionarios de casillas que, de último momento, fueron mañosamente sustituidos por miembros del sindicato nacional de los trabajadores de la educación (SNTE), controlado por la señora Gordillo, pero ojo, porque fue desde las propias y puercas entrañas del sistema, que se hicieron visibles, ¡casi palpables cabrón!, las cochinadas de estos hijos de la chingada, no sé si te acuerdas que el propio tribunal electoral de aquellos tiempos, reporto la existencia de varias irregularidades durante los comicios, reconociendo incluso, la participación del presidente saliente (Vicente Fox) como uno de los mayores factores de riesgo para el ejercicio, pero aún así, se aventaron la puntada de declarar que ni siquiera con esto, había razón alguna para invalidar el resultado final, ¿te das cuenta del alcance y del descaro que tienen estos malditos apátridas?”

AMLO y la entrecomillada democracia del 2018

Resulta obvio que los comicios electorales del 2018 fueron muy complicados para todos los actores políticos de la nación, definitivamente, aquél, fue un ejercicio electoral completamente distinto a lo acostumbrado, incluso para Paco, el mapache, representa un parteaguas profesional pues, la acostumbrada vía del fraude, quedo nulificada por una democracia tajante, nunca antes vista en el país.

“Andrés Manuel aplastó a la oposición sin lugar a dudas, ayudado indirectamente por quien representará la eterna burla de los anales políticos del país, el señor Enrique Peña quien, entre que se creyó el papel de presidente, mismo que no le correspondía ni por añadidura, ni por capacidades y entre que, no atinó a defender los intereses de quienes lo pusieron en la silla presidencial, para el pueblo fue muy sencillo salir a votar por quien representaba un verdadero cambio para el país, los unos, y en contra de quienes habían sumergido a México en sangre, en deudas, en crimen y en la puritita mierda, es decir, para quien sumaba ya, dos fraudes y un sinnúmero de señalamientos quirúrgicamente bien colocados en contra de sus opositores, es decir, el único candidato fuerte; entiéndeme una cosa güey, te estoy hablando de que ya como responsable electoral, he tenido la oportunidad de vivir y orquestar tres elecciones para presidentes de la república, es decir que ya me sé el teje y el maneje al dedillo, puedo decirte a la perfección todo el billete que se necesitó en cada uno de ellos, de dónde salió, quienes lo recibieron, cómo se repartieron las responsabilidades, todo ese pedo lo tengo más que masticado pero pues no te lo voy a contar ¿verdad?, esas son cosas que uno se lleva a la tumba, pero, regresando a las últimas elecciones, tanto para Meade como para Anaya y para sus respectivos titiriteros, el panorama siempre fue el mismo, Andrés era el próximo presidente de México y, hablar de un fraude se volvió completamente imposible, simplemente no había manera de llevarlo a cabo, así es que no les quedó de otra, que sentarse a negociar las condiciones de sus derrotas, evitar la cárcel a toda costa, fue lo primero que se tocó en esas negociaciones, y aunque trataron de agarrar un hueso, al chile, se tuvieron que conformar con su pinchurrienta libertad y con el final de sus carreritas políticas”

Paradójicamente, en la actualidad política de México, el partido revolucionario institucional es el que mayormente, se muestra desesperado por recuperar todo lo perdido, aunque fueron ellos mismos quienes inventaron y ejecutaron la vía del fraude, elección a elección por demasiados años, son ellos mismos quienes han tenido que ver como sus propios aliados, sus personajes más sólidos y reputados en la materia, huyen despavoridos al partido de mayor influencia y peso en la nación, uno a uno han caído sus peones, sus alfiles, sus caballos e incluso sus torres, el verdadero rostro del pri, se adivina, se entiende y se nota no sólo cansado y avejentado, si no, derrotado por el propio sistema que impusieron hace tantos años.

El partido acción nacional, por su lado, no ha conseguido ganarse la confianza de los votantes y, muy por el contrario, ha caído en una serie de prácticas y actitudes suicidas que, ya el tiempo dirá, cuan graves serán; la realidad de todo esto, sólo puede ser traducida en un profundo entendimiento de la ley del karma, de la acción y la reacción y, sobre todo, del efecto bumerang, implícito en todos los linderos y recovecos de las mieles de la política aplicada, sin la correcta consideración del pueblo del que emana y el cual, la sostiene.   

“Antes de todo esto, yo trabajaba en una agencia de autos vendiendo refacciones, se puede decir que era un chavo normal, me gustaba actuar, me gustaba la danza y el arte en general, pero fue cuando llegué al sector juvenil del partido tricolor, cuando comencé a hacer mis pininos para dedicarme de por vida, a una vida plagada de crímenes en contra de mi nación”

Ya bastante alcoholizado, el mapache, a modo de celebración por ser esta la última de nuestras conversaciones, comenzó a canturrear, más para sus dipsómanos adentros, que para iniciar un ejercicio de convivencia… “México lindo y querido… si muero lejos de ti… que digan que estoy dormido… y que me traigan aquí…”, y entre copiosos hipares, encendió un cigarrillo, me dedicó una larga y vidriosa mirada y balbució…

“Yo siempre he sido rata de un solo agujero, y te juro por mi madre que amo a este país, ninguna amenaza por parte de los contrincantes de mis clientes ha conseguido que siquiera piense en dejarlo, mucho menos las patadas en el culo que me han dado los hijos de perra a quienes he ayudado a conseguir los puestos en donde algunos, todavía están, ya paso de os sesenta años, ya casi nadie me quiere dar trabajo, mira, hasta terminé fumando de esos pinches cigarros de contrabando de a doce pesos la cajetilla, tengo un chingo de problemas económicos, emocionales y familiares, y aunque nadie dentro del actual proceso electoral me ha llamado para agarrar un jale, ¡que chinguen todos a su madre, yo de aquí no me muevo!

Antonio Andrade – Periodista, Escritor y Poeta mexicano
Ciudad de México
Primavera – Verano del 2020

Imagen de: México YA

6 en Punto canal de telegram

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.